sábado, 8 de julio de 2017

Ya las 12.




9 comentarios:

  1. Suele suceder que cuando se caen las vendas se oye el ruido de las cadenas.

    ResponderEliminar
  2. Esta vez, amigo, no he entendido...
    Pero eso si, el vídeo, bueno, la música, me ha encantado... :)
    Salud y abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando uno abre los ojos y es consciente, aparecen los fantasmas del pasado arrastrando sus pesadas cadenas :))


      Un abrazo!!

      Eliminar
  3. Y las sombras danzan al compás de la venda.

    Preciosa entrada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Gran pensamiento, Luís. Cuando dan las doce los miedos hacen su aparición, una mano escondida nos hace presión en el estómago y los ojos se niegan a cerrarse.
    Yo me vengo aquí y mis compañeros consuelan mis insomnios.
    Gracias amigos por estar ahí.

    ResponderEliminar
  5. Si las cadenas suenan cuando se desatan
    es bueno tener los ojos bien abiertos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Siempre es mejor tener los ojos abiertos aunque a veces asuste lo que tengamos alrededor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Las vendas alivian las heridas; las ocultan a las miradas ajenas y a la propia, cuando nos miramos al espejo.
    El amor es la venda que nos lleva a ser indulgentes con la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Cuando nos sacamos las vendas de los ojos nos aterramos ...

    ResponderEliminar